Blog

Cómo elegir el tamaño del implante mamario

La elección del implante mamario es una de las decisiones más importantes que hay que tomar en la primera consulta de un aumento de pecho. La decisión involucra tanto al cirujano plástico como a la paciente y a continuación te daremos una serie de puntos a seguir para no equivocarse.

Tomar medidas

La decisión del implante empieza en la toma de medidas. Las medidas son fundamentales para que el implante se adapte a tu cuerpo. De todas las medidas, la más importante es la anchura del implante ya que influye directamente en cómo de junto o separado quedará el pecho. A igualdad de anchura de mama, elegiremos la anchura del implante en función de la separación de las mamas. Si el espacio que separa ambas mamas es grande, podemos elegir un implante ligeramente más ancho que la anchura de la mama, si la separación entre mamas es pequeña (menor de 2 cm, por ejemplo), optaremos por implantes de menor anchura que la anchura de la mama para evitar el riesgo de sinmastia.

La proyección del implante

El volumen en cc del implante no es el parámetro más importante. Mucho más importante es la anchura de la prótesis y la proyección. La proyección del implante o perfil determina cuánto llena el implante el espacio mamario, dicho de otro modo, cuánto proyecta hacia adelante el pecho. Si tienes poco pecho, lo habitual es utilizar un implante de alta proyección. Por el contrario, si tienes mucho pecho y sólo quieres rellenar, deberemos elegir implantes con una proyección moderada. Cada marca llama a las proyecciones o perfiles de diferente manera, con números, con siglas, etc… En Mentor por ejemplo las proyecciones empiezan en moderado, moderado plus, moderado plus xtra, alto perfil, extra alto y ultra alto.

Simulación

Una vez tu cirujano te ha tomado medidas y ha seleccionado el implante pasaremos a realizar una simulación virtual. Hay dos tipos de simulaciones, con probadores o informática. En mi opinión la más real son los probadores ya que permiten ver realmente como encajan los implantes en tu cuerpo y con tu ropa, y esa experiencia no la conseguimos con una simulación por ordenador.

No tener miedo a los cc

Muchas pacientes acuden a consulta con una idea prefijada del volumen que desean. Está bien tener una idea pero es fundamental entender que cada paciente tiene medidas diferentes, incluso pacientes con la misma altura y peso pueden tener medidas torácicas totalmente diferentes. Esos 400 cc que viste en una foto o en tu amiga puede que no te sienten igual en tu pecho, confía en tu cirujano plástico.

La talla del sujetador no debería guiarte

Un error muy común es confundir el contorno de tu sujetador con la talla del pecho. La copa nos puede ayudar algo más pero diferentes volúmenes pueden encajar en la misma copa. La mejor guía para elegir la prótesis es la simulación con probadores que muestren el efecto real del implante en tu cuerpo.

25 cc no son nada

Otro problema que a menudo tenemos en consulta es cuando nuestros pacientes se obsesionan con una cifra concreta. Hay que entender que 25 cc repartidos en un implante de más de 300 cc, o sea, 350 o 375 cc, son diferencias mínimas inapreciables al ojo humano. En estos casos lo mejor es dejarse guiar directamente por la experiencia y la intuición de tu cirujano en quirófano.

28 febrero, 2021 Cirugía mamaria

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *