Blog

¿Duele la liposucción?

La liposucción es un procedimiento de cirugía estética cada vez más demandado. El objetivo de la liposucción no es perder peso (aunque pueda perderse algo) sino modelar o esculpir la figura corporal mediante la eliminación de acúmulos de grasa localizada.

Actualmente existen modernos dispositivos de liposucción como el Lipovaser, el Bodytite y el Microair, que asisten al cirujano a la hora de facilitar la extracción de la grasa o mejorar la flacidez de la piel.

Algunos de estos dispositivos pueden combinarse en el mismo paciente, permitiendo alcanzar mejores resultados si son utilizados por las manos adecuadas.

El dolor tras la cirugía es uno de los miedos más habituales que tienen nuestros pacientes que van a someterse a una liposucción, por lo que vamos a arrojar algo de luz sobre este y algún otro tema.

 

¿CÓMO ES EL DOLOR?

Lo más habitual es que los pacientes describan el dolor como quemazón, sensibilidad tipo quemadura solar o dolor muscular similar a las agujetas que solemos tener tras realizar ejercicio intenso.

En ocasiones, el paciente puede notar sensación de acorchamiento que desaparece progresivamente en un periodo de semanas o meses.

 

¿CUÁNTO DUELE?

En general el dolor es bastante bien tolerado y podría describirse como una molestia (similar a agujetas), siendo controlado con analgésicos de uso común.

Es relativamente frecuente que el paciente sienta dolor de espalda o contracturas musculares en otras zonas, producidos debido al estrés muscular durante la liposucción o por causas posturales durante el postoperatorio inmediato, que suelen ser la causa de dolores más incómodos y que en cualquier caso pueden controlarse con analgésicos habituales. 

 

¿CUÁNTO DURA EL DOLOR? 

Tanto la intensidad como el tiempo de duración de las molestias varía entre pacientes y depende del número de zonas y litros de grasa que hayamos extraído.

Generalmente en liposucciones no muy extensas de 1 o 2 zonas, el paciente puede realizar sus actividades cotidianas en un lapso de tiempo de entre 48 horas y 1 semana (salvo deporte) y en caso de liposucciones de mayor envergadura, este periodo puede alargarse hasta 2-3 semanas.

Esto no significa que estemos completamente recuperados, pero sí podremos realizar actividades de nuestra vida diaria.

Generalmente puede haber molestias hasta el primer o segundo mes; la mejora siempre es paulatina y gradual.

 

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA ALIVIARLO?

Es importante no esperar a que nos duela para tomar los analgésico, puesto que al desencadenarse el dolor será más difícil de aliviar.

Si tomamos la medicación tal y como viene pautada, el control del dolor será mucho mayor que si sólo nos tomamos los analgésicos cuando ya duele.

Es muy importante descansar y dormir adecuadamente, ya que el estrés emocional es un factor multiplicador del dolor. Por lo que es conveniente evitar situaciones o personas estresantes para nosotros, al menos durante el periodo inicial de recuperación.

Las prendas elásticas de compresión deben usarse desde el primer momento tras la cirugía, de tal forma que el paciente sale de quirófano vestido con ellas.

Estas prendas reducen la acumulación de líquidos y la inflamación, que son favorecedores del dolor. 

Debemos promover la movilización del paciente de forma temprana: que comience a caminar desde el primer día después de la cirugía y evite el encamamiento prolongado.

El encamamiento prologado aumenta el riesgo de trombosis y empeora el dolor y el tiempo de recuperación, debido al debilitamiento de la musculatura y la rigidez de las articulaciones.

19 diciembre, 2021 Sin categoría

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *